Generalidades de una Fundación de Interés Privado Panameña

Descargar en formato PDF

La Fundación de Interés Privado panameña (en lo adelante FIP) es una estructura de dotación de patrimonio para un fin específico. Este tipo de organizaciones se crean y organizan internamente mediante un Acta Fundacional que se inscribe en el Registro Público de Panamá y se complementa con un Reglamento el cual es un documento interno y privado, como los Estatutos en una sociedad comercial, que se puede caracterizar por su estricta confidencialidad.
 
Por lo regular, el objeto o fin de la FIP consiste en la planificación por adelantado, a través del Reglamento ya mencionado, que concierne a la transferencia del beneficio o la sucesión ordenada del patrimonio del fundador.
    
Para constituir una FIP, se debe designar el órgano de dirección de la misma, denominado Consejo de la Fundación, que es el encargado de hacer cumplir los fines de la fundación. El fundador podrá nombrarse a sí mismo como miembro del Consejo de la FIP y requerir que ciertas decisiones sean tomadas por unanimidad.

La FIP ha sido llamada el "perfecto testamento en vida". Si el fundador muere, no habrá necesidad de procesos públicos y sus deseos en cuanto al uso, traspaso y destino final de sus bienes se puede llevar a cabo en forma privada por el Consejo de la Fundación.  Las     FIP se utilizan para estructurar el patrimonio de una persona o familia. La FIP le permite concentrar el control de los bienes dentro de una sola entidad jurídica, eliminando riesgos, y creando una plataforma de control más personalizado, eficiente, y conveniente.

Como toda entidad legal, la FIP podrá adquirir y ser propietaria de bienes de cualquier clase, incurrir en obligaciones y ser parte en procesos administrativos o judiciales. También puede actuar a través de un agente fiduciario logrando así aún mayor confidencialidad.

Reiteramos que los bienes de la fundación constituirán un patrimonio separado de los bienes personales del fundador, garantizando la autonomía legal de dichos bienes. En tal sentido, eventuales acreedores del fundador no podrán atacar los bienes de la fundación por obligaciones personales del fundador. Una vez creada la fundación, los acreedores sólo podrán atacar los bienes por razón de deudas propias, o sea, contraídas por la fundación misma, y no por su fundador o beneficiarios.

Para establecer otras disposiciones adicionales que le garanticen el debido control o supervisión de los bienes de la fundación durante su vida, el fundador podrá nombrar protectores, auditores u otras entidades específicas para supervisar los actos del Consejo de la FIP antes de su muerte.

El Capital Social inicial de la FIP no debe ser menor a Diez Mil Dólares de los Estados Unidos de América (US$10,000.00), para los cuales no se tienen que presentar comprobantes de suscripción. La ley panameña dispone que la FIP podrá recibir, subsecuentemente, y en forma privada, bienes adicionales aportados por el fundador o por terceros.


Esta firma de abogados se encuentra en disposición de asistirle en la conformación de una FIP. Para ese propósito contamos con el apoyo de la firma panameña Morgan & Morgan (www.morimor.com), de quienes somos representantes, por lo que usted tendrá al alcance servicios óptimos con una calidad garantizada.

Nuestros servicios profesionales comprenden desde la fase inicial de la estructuración legal, revisión y redacción de documentos, incluyendo la incorporación de la FIP a través de Morgan & Morgan y la redacción del Reglamento de la Fundación, conforme las directrices a ser suministradas. Para mayor información o consultas no dude en comunicarse con el Dr. Marcos Bisonó Haza (mbisono@oficinabisono.com), la Licda. Mariel Taveras A. (mtaveras@oficinabisono.com) y info@oficinabisono.com.

 
Inicio | La Firma | Abogados | Areas de Practica | Noticias y Publicaciones | Contacto | Acceso | Términos de Uso | Declaración de Privacidad  |   | 
Copyright 2017 by Oficina Bisono